Cómo cultivar marihana
Plantas de interior, Sin categoría

Como cultivar cannabis

2 enero, 2017

La marijuana es una planta extraordinaria: puede subsistir en prácticamente cualquier lugar del planeta. Pero para tener buenos resultados, es importante tener en cuenta unos cuantos trucos y requisitos. Esta guía te enseñará cómo cultivar tu propia hierba paso a paso. ¡Prometemos que valdrá la pena leerla hasta el final!

¿Cómo empezar el cultivo de cannabis?

¿Vas a cultivar la marihuana dentro de casa o al aire libre? No es una decisión fácil, dado que ambas decisiones tienen sus ventajas. En general, las plantas de marihuana necesitan calor y luz. Estas condiciones se pueden lograr tanto dentro como fuera de casa. La elección se resume en circunstancias individuales. ¿Tienen suficiente tiempo y energía para gastar en investigación y en tratar cuidadosamente las plantas, o prefieren algo menos laborioso? Ahora es el momento de tomar una decisión importante.

Cultivo de marihuana dentro de casa

Para cultivar la hierba dentro de la casa, necesitarás un cuarto o un anexo bien ventilado y sin demasiadas ventanas. Una gran ventaja en cultivar dentro de casa es que puedes cultivar el cannabis durante todo el año, sin importar la época del año. Un primer cultivo de prueba no requiere muchas herramientas especializadas. Simplemente puedes adquirir las semillas de cannabis de una fuente segura, y cultivar. Las plantas de Marihuana son como cualquier otra – todo lo que necesitan es de suelo fértil, agua y luz. En un montaje simple, esto implicará sólo una maceta con tierra fértil y algunas lámparas fluorescentes. De acuerdo con tu tiempo, dinero y energía disponibles, podrás añadir elementos extra tales como filtros, sistemas de propagación hidropónica o aeropónica, sistemas de nutrición avanzados, plantas de entrenamiento o de soporte, y así sucesivamente. Pero si todo esto es excesivo para ti, bastará con una maceta y una lámpara fuerte que le permita recibir muchas horas de luz.

Cultivo de marihuana al aire libre

Al ser cultivadas al aire libre, tus plantas estarán más expuestas a peligros que en casa. Una helada súbita, un pequeño animal curioso o un vecino, pueden arruinar tu cosecha. Pero hay simples precauciones que puedes tomar para prevenir estas situaciones. Utiliza otras plantas como camuflaje para proteger tus plantas, o busca un local abrigado para el cultivo. Para proteger las raíces de las plantas de heladas, deshidratación y pestes, existen macetas especiales para cultivo al aire libre – y  se recomienda utilizar semillas específicas para cultivo al aire libre que son más resistentes a las pestes y a las condiciones climáticas.  Al cultivar al aire libre, en la mayoría de las zonas sólo podrás cosechar las plantas una vez al año. Por otro lado, las plantas individuales pueden alcanzar grandes dimensiones, produciendo más a un coste más bajo. Si el clima es propicio, el cultivo al aire libre es una manera divertida, fácil.

¡Sin luz no se puede cultivar marihuana! Básicamente, necesitas iluminar tus plantas las 24 horas del día mientras están en crecimiento vegetativo, y luego cambiar a 12 horas de luz / 12 horas de oscuridad para inducir el crecimiento de las flores. Prácticamente cualquier fuente de luz sirve, siempre que no sea una lámpara incandescente (estas lámparas producen demasiado calor y no emiten luz suficiente). Para un principiante, lámparas fluorescentes compactas o lámparas fluorescentes para cultivo son las mejores apuestas. Por supuesto, si eliges cultivar tu marihuana al aire libre, no necesitarás lámparas. El sol es y siempre será la mejor fuente de luz, siempre y cuando el lugar de plantío reciba suficiente luz. Una técnica relativamente reciente de cultivo es el uso de LED para iluminación de la hierba. Tradicionalmente, las lámparas halógenas metálicas se utilizan durante el crecimiento vegetativo y las lámparas fluorescentes compactas o de sodio a alta presión se utilizan para el florecimiento. También hay lámparas halógenas o de cultivo con balas desmontables, que son generalmente más caras.

Selección de un especie eficiente

Una vez decidido el lugar donde cultivar la hierba, se necesita decidir qué cultivar. La oferta de especies diferentes de cannabis en Internet es inmensa. Una especie simplemente corresponde a una variante genética diferente. Como puedes comprar tomates tipo pera, tomates de ensalada, estriados, grandes, pequeños, con zumo, más dulces, etc., A la marihuana le pasa lo mismo, existen varios tipos. Los términos más comunes que encontrarás son: sativa e indica. Generalmente, las plantas sativas son más altas, mientras que las plantas indican son más densas y bajas. Existen también semillas especiales para marihuana médica, apropiadas para aplicaciones farmacéuticas. La mayoría de las tiendas de semillas proveen toda la información que necesitas en cuanto al tamaño, el efecto y la cantidad de producto esperada para cada planta.

Otro detalle a tener en cuenta es la diferencia entre semillas normales y feminizadas. Las semillas normales de cannabis pueden resultar en plantas masculinas o femeninas. Las flores de plantas de cannabis masculinas se asemejan a pequeñas “bananas”. Una vez que notes estas flores, arranca la planta. Las plantas masculinas no producen hierba cultivable. ¡Más importante aún, ellas van a fertilizar tus plantas femeninas si no las quitas! Una solución más fácil es pedir semillas feminizadas. Sin embargo, como principiante, tendrás más probabilidades de estresar tus plantas y, por encima de ciertos niveles de estrés, las plantas feminizadas podrán exhibir flores masculinas. Por lo tanto, asegúrate de que conoces bien los pros y los contras de las semillas feminizadas. Finalmente, también podrás optar por semillas autoflorescentes.

Finalmente, respecto a la cosecha, por norma, los plantadores suelen cosechar cuando cuando cerca del 50% de los tricomas (pequeñas gotas de resina) en las flores de cannabis pasan de límpidos o turbios a un color ámbar. Una cosecha hecha demasiado temprano puede llevar a la formación prematura de brotes, peor por otro lado, si la cosecha se hace demasiado tarde, el THC (compuesto psicoactivo) se oxidará haciend que se pudra la hierva. Por lo tanto, existe un tenue margen de error. Si anticipar la cosecha un poco podrás obtener un efecto menos potente mientras que si esperas un poco más, vas a obtener una hierva más potente. No olvides que también necesitas curar cuidadosamente las flores cosechadas o éstas serán contaminadas con moho y perderán la calidad.

 

You Might Also Like

Escribe tus dudas o preguntas

Deja un comentario